Global Council for Tolerance and Peace

Criar niños… ¡es la tarea de los padres!

Por D. Antoine Al-Chartouni

¿Cuál es la tarea más difícil que los padres pueden hacer? Todos están de acuerdo en que la educación es una de las tareas más difíciles para los padres. Nadie puede negar la importancia, la precisión y la dificultad de la educación. Pero cuando hablamos de dificultad, no significa que la educación sea imposible, especialmente si los padres tienen la certeza en las etapas del desarrollo intelectual, social y cognitivo de sus hijos.

La educación es un arte que debe ser dominada por los padres que ayudan al niño a la adaptación social, y el respeto por los valores que prevalecen en su comunidad. La educación se basa generalmente en las características del padre y la madre, y se basa en el amor, el respeto y la armonía familiar, lo que ayuda al niño a adquirir los valores que son la esencia de la educación.

Criando al niño correctamente

La educación adecuada consiste en comprender y escuchar. Esto significa que los padres acompañan el desarrollo intelectual y cognitivo de sus hijos. De esta forma, entienden su desarrollo correctamente, por lo que no esperan que haga lo que no es apropiado para su edad. Además, los padres deben escuchar atentamente al niño, lo que les ayuda a entender al niño y sus necesidades a través de conversaciones y comunicación.

De los comportamientos que ayudan a criar a los niños de manera positiva, citamos:

Primero, conocer bien al niño: lo que le gusta y lo que no le gusta, y así podemos ayudarlo a reducir sus ataques de ira. Algunos niños repiten las palabras “No quiero” y como si diciendo “Yo existo”. El niño usa este método para llamar nuestra atención solamente, pero las reacciones de los padres pueden variar, incluyendo los que son violentos y crueles, porque encuentran en su rechazo un comportamiento erróneo. En este caso, los padres deben hablar con el niño sobre el tema que lo molesta directamente, o participar en una actividad que le gusta por un período de entre 10 y 15 minutos, durante el cual discutirán los problemas que lo molestan y tratarán de encontrar soluciones adecuadas para ellos.

Segundo, dele tiempo especial al niño: el niño debe ser el centro de atención de su familia, y esto es normal y correcto. Por eso, los padres deben darles a sus hijos todo su tiempo y atención para garantizar que reciba una educación adecuada a su desarrollo intelectual.

Tercero, el uso de los errores del niño como reglas de aprendizaje: cada error cometido por el niño durante el día puede ser una lección importante para él. La tarea de la madre y el padre aquí es explicar al niño de una manera simple, tranquila y lógica la causa de su error, y él entiende el resultado de su comportamiento indiscriminado.

Cuarto, anime al niño a corregir sus errores, después de que haya roto el juego o haya roto un papel o haya escrito en la pared del muro. En este caso, debe compensar todos estos actos inapropiados. La madre debe ayudar al niño a encontrar soluciones a su comportamiento rechazado. Pregúntele: “¿Cómo limpiaremos la pared?”… Encontrar soluciones a los problemas es una habilidad social adquirida por el niño en su casa y en la guardería, y luego en su escuela.

Quinto, alentar al niño a participar en todo tipo de tareas domésticas: puede pedirle a su hijo de 7 años que participe en la limpieza de su habitación, basándose en el principio de mejorar su sentido de participación y de responsabilidad.

Sexto, desarrollar su sentido de responsabilidad: Hacemos el niño responsable de sí mismo, especialmente en la etapa en que busca imponer su personalidad y existencia y tratar de liberarse del control y el poder que se le impognan.

Séptimo, desarrollar la confianza del niño alentándolo y felicitándolo: esta es una característica muy importante que ayuda al niño a progresar, incluso si el progreso es simple y pequeño. Cuando comienza a caminar por ejemplo, alentarlo y apoyarlo lo llevan a desarrollar su confianza en sí mismo para poder caminar mejor. Los padres deberían reemplazar la oración “¡no puedes hacerlo!” Con la palabra “probalo”, para alentarlo a realizar ciertas tareas y desarrollar su carácter y asegurar su progreso en los niveles intelectual y cognitivo.

También podría gustarte