Global Council for Tolerance and Peace

Se necesita valentía para evitar que el genocidio de Rwanda se repita en otro lugar

Este sábado se conmemora el Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio contra los Tutsis en Rwanda. Hace veinticuatro años, más de 800.000 personas fueron asesinadas sistemáticamente en ese país.

“Hoy recordamos a todos los que fueron asesinados y reflexionamos sobre el sufrimiento de los sobrevivientes, que han demostrado que la reconciliación es posible, incluso después de una tragedia de proporciones tan monumentales”, dice el Secretario General de la ONU en su mensaje oficial.

António Guterres expresó que Rwanda ha aprendido de su tragedia, así como lo ha hecho la comunidad internacional, y recordó que los Estados tienen la responsabilidad fundamental de proteger a sus poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad.

“Es imperativo que nos unamos para evitar que ocurran tales atrocidades, y que la comunidad internacional envíe a un fuerte mensaje a los perpetradores de que tendrán que rendir cuentas”, aseguró.

Guterres reiteró su preocupación por el aumento del racismo, el discurso de odio y la xenofobia alrededor del mundo, y citó la difícil situación de los musulmanes rohingyás en Myanmar, quienes ha sido sistemáticamente asesinados, torturados, violados, quemados vivos y humillados. Más de 671.000 han tenido que huir en busca de seguridad a Bangladesh.

“Para salvar a las personas en riesgo, debemos ir más allá de las palabras. Debemos alimentar la valentía y la determinación de actuar. Solo al enfrentar estos desafíos podemos honrar a las víctimas y sobrevivientes del genocidio y asegurar que lo que sucedió en Rwanda nunca se repita, en ningún lado, nunca más”.

El 26 de enero de 2018, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó un proyecto de resolución por el que se designa el 7 de abril como el Día Internacional de Reflexión sobre el genocidio de 1994 contra los tutsis en Rwanda. La nueva resolución modifica el título del Día internacional, que fue establecido originalmente el 23 de diciembre de 2003 como el Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio cometido en 1994 en Rwanda.

También podría gustarte