Global Council for Tolerance and Peace

Mi hijo tiene… un amigo imaginario

Dr. Antoine Chartouni

D. Antoine Chartouni

Algunos padres notan que su hijo de tres años habla solo y juega de una manera extraña como si estuviera jugando con otro niño. Cuando le preguntan, “¿Con quién estás hablando?” Él les explica con confianza, “Yo juego con mi amigo” a pesar de la ausencia de este amigo. Esto es lo que los psicólogos llaman “el amigo imaginario” de un niño que generalmente aparece en el niño mayor o el único niño o el más joven nacido después de muchos hermanos y hermanas, pero, por supuesto, esta no es una regla general.

Los padres se preocupan mucho cuando ven a su hijo hablando o jugando con su amigo imaginario, y generalmente no aceptan este incidente, que por lo general es normal y está presente en todos los niños. Se sabe que este amigo imaginario desaparece después de que el niño comienza la escuela o después de los seis años, cuando el niño dice que su amigo se ha ido de viaje con sus padres y se estima que el niño ha madurado y se ha hecho amigos de su clase.

¿Cuál es la importancia psicológica del amigo imaginario?

El amigo imaginario es un tipo de juego por los niños, donde la imaginación fértil se mezcla con la realidad. Resulta que una persona o un animal imaginado se convierta en una parte activa de su vida. Cuando el niño se confronte con la realidad, él toma una posición defensiva y afirma que nadie puede ver a este amigo porque es invisible.

Por lo general, este “amigo” es al principio tangible (peluche – juguete) y luego se convierte en una figura invisible que acompaña al niño en todo momento: jugando, realizando su tarea, comiendo, incluso durmiendo.
A través de las historias que el niño le cuenta a su madre o padre acerca de su amigo imaginario, uno puede identificar los miedos, aspiraciones y preocupaciones del niño. Entonces estas historias tienen significados y lecciones muy importantes para los padres y deben escucharlas pero no alentarlas. Cada niño necesita un amigo para compartir sus sentimientos, liberar sus emociones y expresar lo que le molesta.

El niño recurre a su amigo imaginario para evitar hacer algo que no quiere hacer o distinguir entre lo bien y lo malo.

Ayuda el amigo imaginario a superar situaciones difíciles. Ejemplos: el primer día de clases, una visita al médico, una pelea entre sus padres o una preocupación por una situación. En este caso, el amigo imaginario ayuda a crear un ambiente seguro a través del cual el niño aprende habilidades para resolver problemas, especialmente cuando el niño está hablando con su amigo imaginario que intenta ayudarlo.

También encontramos que algunos niños preguntan a su madre por un plato de comida para su amigo imaginario y esto también es natural ya que el niño se preocupa por su amigo imaginario y ayuda el amigo imaginario al niño a comunicarse con otros a través del desarrollo del bagaje de lenguaje.

En este sentido, algunos estudios confirman que el amigo imaginario ayuda al desarrollo emocional del niño y a resolver los problemas que encuentra de manera lógica. Por ejemplo, si el niño teme visitar al médico, el amigo imaginario alienta al niño a no temer, y el niño intenta superarlo a través de su amigo imaginario. El niño también le da a su amigo imaginario cualidades que él mismo no tiene y espera disfrutar.

Por lo general, no hay ningún problema psicológico si el niño disfruta jugando con otros niños como él. Pero si el niño sigue dependiendo por completo de su amigo ficticio, los padres pueden intervenir dulcemente entre los dos.

Cómo tratar con un niño y su amigo imaginario

Cuando los padres descubren esta extraña amistad entre su hijo y el amigo imaginario, la reacción nunca debe ser exagerada, ni debe integrarse completamente en el tema para que el joven no lo considere como un problema real, sino que debe diferenciar entre la fantasía y el mundo real. No se considera un asunto serio, ya que el amigo imaginario no le impide hacer amigos, jugar con otros o estar en armonía con su escuela o compañeros de guardería. El niño no debe ser negado o acosado, sino que debe seguir al niño y escuchar sus historias de su amigo imaginario.

Lo siguiente son algunos pequeños consejos para ayudar a un niño a saltear a su amigo imaginario:

– Llevar al niño a conocer a otros niños: amigos, familiares o vecinos.

– Anime al niño a jugar con niños de su edad en la escuela o guardería.

– Liberar la culpa del niño si hizo algo malo como rotar un jarrón o pintar en la pared… De esta manera el niño no recurre a su amigo imaginario para evitar que tenga la culpa o un castigo.

– No subestimar, menospreciar o negar al amigo imaginario, porque él es el niño pero fantásticamente, pero tampoco no tratarlo demasiado.

También podría gustarte