Global Council for Tolerance and Peace

El representante de Libia en el Parlamento Internacional para la Tolerancia y la Paz: “Mi pueblo se merece un descanso después de una larga paciencia. El CGTP es la mejor plataforma por la cual nos escuchará el mundo”

“En nombre de la paz hemos tendido las manos y por la paz dedicamos nuestros esfuerzos”, con estas palabras simples, pero profundas en su sentido, nos complace entrevistar al representante del estado libio en el Parlamento Internacional para la Tolerancia, S.E. el diputado Adam Yakoub.

Adam Yakoub es licenciado en Letras del Departamento de Lengua Árabe de la Universidad de Omar Al-Mukhtar. Completó sus estudios con obtener máster en Literatura de la misma universidad. Es doctor por la Facultad de Dar Al Ulum de la Universidad de El Cairo. En cuanto a su trayectoria profesional, cabe destacar que él es profesor titular de la Universidad de Al Sayed Mohamed Bin Ali Al Sunusi, donde en la Facultad de Estudios Islámicos (Deparamento de Lengua Árabe) de esta misma universidad libia imparte clases de literatura andalusí. Es también director del Departamento de Profesorado de la Facultad de Estudios Islámicos de la Universidad de Al Asmarya. Ha sido profesor asociado para impartir asignaturas sobre las normas de recitación del Corán; ciencias de las lecturas; los principios del dibujo otomano en las etapas de primero, segundo y tercero de grado del Departamento de Estudios Islámicos de la Facultad de Letras de la Universidad de Omar Al-Mukhtar. Además, él es jefe del Departamento de Estudios y Exámenes tanto de la Facultad de Ingeniería como de la Facultad de Letras de la Universidad de Omar Al-Mukhtar.

Él es autor de varios estudios, de los cuales destacan su libro “Al-Hayyach en la prosa de los reyes de las taifas”; su reseña crítica sobre “Bushra Al Labib en memoria del Profeta” de Ibn Sayed Al Nas Al Yamari y su artículo titulado “Recitación del Corán después de los coros y los cantos”. Ha sido elegido como diputado de la Cámara de Representantes de Libia en 2014 y él es miembro de la Comisión de Asuntos Sanitarios y la de Fianzas en dicha cámara.

¿Tenemos el honor de entrevistarle hoy a Su Excelencia y nos gustaría saber cómo ha sido elegido como miembro del Parlamento Internacional para la Tolerancia y la Paz?

En primer lugar, me complace expresar mi reconocimiento y mi gratitud al presidente del Consejo Global para la Tolerancia y la Paz, S.E. Ahmed Bin Mohamed Al Jarwan, y a su equipo de trabajo, por sus continuos y destacados esfuerzos dedicados a promover la creación de un futuro prometedor, lleno de seguridad y paz. Me es grato también formar parte de este gran trabajo al sumarme en febrero de 2021 como miembro al Parlamento Internacional para la Tolerancia y la Paz, precisamente cuando se firmó en Yebel Ajdar (Libia) un memorando de entendimiento entre la Cámara de Representantes de Libia y el Consejo Global para la Tolerancia y la Paz. Un documento que fue firmado por el presidente de dicha cámara, Aguilah Salah Issa, y conforme al cual me han designado como representante de la Cámara de Representantes de Libia en el Parlamento Internacional para la Tolerancia y la Paz.

Usted ha tenido una experiencia que ha sido la primera de su tipo al participar en las sesiones del Parlamento Internacional para la Tolerancia y la Paz, especialmente en la VI Sesión Interparlamentaria celebrada a mediados del pasado mes de julio. ¿Cómo valora esta participación y las conclusiones de dicha sesión?

A principios del pasado mes de julio me han informado de la convocatoria de la VI Sesión Plenaria del Parlamento Internacional para la Tolerancia y la Paz en Montenegro. Ha sido una sesión activa e interesante, durante la cual predominaba el espíritu de la fraternidad y la concordia entre los distintos miembros de dicho parlamento. Nos han dado la bienvenida tanto el presidente del Parlamento de Montenegro como el ministro de Asuntos Exteriores de ese país, a quienes les expreso mi gratitud por haber colaborado en llevar a cabo dicha sesión y a que ésta última tenga éxito, pese a las dificultades que han impedido la asistencia de algunos miembros del IPTP debido a las actuales restricciones provocadas por la crisis sanitaria de la pandemia del Covid-19.

Durante dicha sesión interparlamentaria hemos acordado designar a la diputada colombiana Margarita Restrepo Arango como presidenta del Parlamento Internacional para la Tolerancia y la Paz, y a la catedrática egipcia Hajar Abu Jabal como presidenta de la Asamblea General para la Tolerancia y la Paz.

Hemos acordado durante la referida sesión el firme compromiso del Parlamento Internacional para la Tolerancia y la Paz a difundir los frutos de la concordia y la paz alrededor del mundo que necesita encarecidamente de la seguridad, la paz, el bienestar. Hemos acordado también la importancia de activar el papel de las comisiones técnicas del IPTP y las de la Asamblea General, con el fin de facilitar el trabajo encaminado a conseguir los nobles objetivos del Parlamento Internacional para la Tolerancia y la Paz, esto es, impulsar la expansión de la tolerancia y la paz en todas las partes del planeta. Además, hemos coincidido en la importancia de redoblar los esfuerzos para apoyar a los parlamentos nacionales en elaborar leyes dedicadas a la lucha contra el racismo, la persecución y el terrorismo. 

¿Cuál es la importancia del Consejo Global para la Tolerancia y la Paz desde su punto de vista, en general, y para Libia en particular?

El mundo necesita en gran medida de una organización potente, capaz de unir a todas las ideologías y razas a trabajar conjuntamente por unos valores y objetivos comunes, y promover en ellas la concordia, la fraternidad y la aceptación del otro, en un mundo que se ha convertido en un espacio repleto de discordias y conflictos. Esto es lo que precisamente hace el Consejo Global para la Tolerancia y la Paz, que procura dar voz de sus nobles objetivos en el mundo entero.

En cuanto a la importancia de dicho consejo para Libia, quizás nuestro país necesita aún más la existencia de dicho organismo mundial en comparación con los otros países. Mi país vive una crisis de comunicación, una crisis de malentendidos por parte de la comunidad internacional, debido a la especial estructura de Libia que necesita de quien le ayuda a poner en marcha sus reivindicaciones, imposibles de conseguir dada la actual situación. De ahí viene el papel calve del CGTP en Libia. Este consejo se convierte en un enlace entre Libia y el mundo para hacer llegar una clara imagen de nuestro país de que no somos incapaces de conseguir la concordia y la integración. Somos como todos los demás pueblos, un pueblo pacifista y moderado, con muchas ganas de contribuir en la construcción de la civilización mundial. Creo que allí se materializa la importancia del CGTP como una organización capaz de aproximar los diferentes puntos de vista y hacer que Libia vuelva a integrarse en la comunidad internacional. 

¿Qué le parece si hablamos claramente de la importancia y el resultado esperado del memorando de entendimiento suscrito entre el Consejo Global para la Tolerancia y la Paz y la Cámara de Representantes de Libia?

Cómo le he dicho anteriormente, el objetivo de la firma del memorando de entendimiento – suscrito en febrero de 2021, en Yebel Ajdar, por el presidente del Consejo Global para la Tolerancia y la Paz y el presidente de la Cámara de Representantes de Libia- es promover la cooperación y el trabajo conjunto entre ambas partes para impulsar los valores de la tolerancia y la paz alrededor del mundo.

Creo que dicho memorando ha sido oportuno para reforzar las vías de establecer la paz en Libia, un país que vive una crisis política, social y económica, en la cual se ha perdido la confianza en la concordia entre los libios, debido a las consecuencias de la transición por la que está atravesando este país y a las injerencias internacionales que provocaron el deterioro de la crisis en vez de resolverla para conseguir la unidad del pueblo libio.

¿Qué es lo que podría ofrecer el Consejo Global para la Tolerancia y la Paz al hermano estado libio que tendría un efecto positivo en la actual situación por la que atraviesa Libia?

El Consejo Global para la Tolerancia y la Paz, con sus diferentes miembros de todo el mundo, ha anunciado en la última sesión interparlamentaria su plena disposición a contribuir en la recuperación del espíritu de la fraternidad, la concordia y la tolerancia entre los librios. El CGTP ha expresado su deseo de ser observador en las próximas presidenciales y parlamentarias, previstas para el próximo mes de diciembre.

Creo que es un paso importante que aportará en gran medida esperanza al pueblo libio de que es posible recuperar la unidad y aparcar, o tal vez olvidar, las diferencias, animando a este pueblo a defender la iniciativa de la paz.

En Libia todavía contamos con un parlamento que representa al pueblo libio y que ha sido formado después de las mayores elecciones celebradas en este país desde la II independencia. La Cámara de Representantes de Libia intenta superar los obstáculos para mantener estable al país y acoge cualquier propuesta que ofrecen los países vecinos para Libia. Dicho parlamento está dispuesto a entregar el poder a una institución legislativa electa según las normas constitucionales y es el garante del éxito de cualquier elección que se celebra en el futuro.

Por otra parte, deseamos que el Consejo Global para la Tolerancia y la Paz tenga un papel en resolver los asuntos pendientes en Libia, en promover la voluntad internacional y empujar la decisión mundial y los actores implicados a reducir la tensión en Libia. Esperamos que el CGTP pueda hacer llegar nuestra voz a todo el mundo, porque nos merecemos vivir seguros y con una voluntad libre. Mi pueblo se merece un descanso después de una larga espera para conseguir sus reivindicaciones. El CGTP es la mejor plataforma mundial por la cual nos escuchará el mundo, porque cuenta con las capacidades humanas del mundo y representa la voluntad de las naciones y sus decisiones.

¿Un mensaje de concordia y de paz: a quién piensa transmitir y cuál es su contenido?

Alá dice en El Corán: “la religión, para Alá, es el islam”. Nuestra religión llama a la paz. Es una base amplia que incluye a todos los seres humanos. Si esta norma se aplicara no habría guerras ni destrucción y veríamos concordia y fraternidad entre todos los habitantes del planeta, independientemente de sus ideologías y razas.

El pueblo libio y yo tenemos una gran esperanza de que todos aquellos interesados en promover la cultura de la tolerancia y la paz apoyen al respetable CGTP, con el fin de ayudarnos a conseguir nuestras reivindicaciones de tener una vida segura y estable, en la que predomina la concordia y la fraternidad. No podemos soportar más. Llevamos unas cargas inaguantables. Soñamos con tachar la palabra imposible de nuestro diccionario.

Muchas gracias por darme esta oportunidad. Espero haber podido contestar con claridad y precisión sus preguntas.

También podría gustarte