Global Council for Tolerance and Peace

VIVIR EN ZONAS CON AIRE CONTAMINADO DISPARA LOS CASOS DE DIABETES

Un estudio cuantifica por primera vez la relación entre las pequeñas partículas en suspensión y el aumento de una de las enfermedades con más crecimiento en las últimas décadas.

La calidad del aire que respiramos está estrechamente vinculada con nuestra salud y nuestra esperanza de vida. Diversas enfermedades tienen su origen en los contaminantes presentes en la atmósfera, principalmente en las zonas urbanas, como han indicado en los últimos años diversos estudios científicos.

Una nueva investigación en este campo muestra ahora que las personas expuestas a la contaminación atmosférica, incluso a niveles considerados seguros, tienen un riesgo significativamente mayor de padecer diabetes. Los resultados de este estudio liderado por expertos de Estados Unidos han sido publicados en la revista especializada The Lancet Planetary Health.

En concreto, los autores de esta investigación establecen una relación estadística entre la exposición a la contaminación por PM-2,5 (partículas en suspensión de menos de 2,5 micras) y los casos de diabetes registrados en todo el mundo el 2016.

La diabetes es una de las enfermedades de más rápido crecimiento en las últimas décadas; con más de 420 millones de personas afectadas en todo el mundo. Además de los factores genéticos, los principales factores asociados a la aparición de la diabetes son la alimentación, el estilo de vida sedentario y la obesidad.

Además, según los resultados que ahora se publican, parece demostrarse que existe “un vínculo significativo entre la contaminación del aire y la diabetes en todo el mundo”, dijo Ziyad Al-Aly, autor principal del estudio y profesor asistente de medicina en la Universidad de Washington. “Encontramos un mayor riesgo, incluso a bajos niveles de contaminación atmosférica considerados actualmente seguros por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto es importante porque muchos grupos de presión de la industria argumentan que los niveles actuales son demasiado estrictos y debería suavizarse. La evidencia muestra que los niveles actuales aún no son lo suficientemente seguros y deben ser ajustados”.

También podría gustarte