Global Council for Tolerance and Peace

PONER FIN A LA POBREZA ES UNA CUESTIÓN DE JUSTICIA

En el último cuarto de siglo 1000 millones de personas salieron de la pobreza extrema; sin embargo, hay todavía 700 millones, la décima parte de la población mundial, que padece ese lastre. “Ponerle fin es una cuestión de justicia”, sostuvo el Secretario General de la ONU.

En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, António Guterres indicó que las privaciones que sufren diariamente esas personas son un recordatorio de que el combate de ese flagelo debe ir de la mano con la igualdad de derechos para todos.

Reiteró que erradicar la pobreza en todas sus formas y dimensiones, el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es uno de los mayores retos y prioridades de la ONU.

“Al celebrar este año el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, recordemos que acabar con la pobreza no es una cuestión de caridad sino de justicia”, enfatizó Guterres.

Pobreza multidimensional

Según datos de las Naciones Unidas, 700 millones de personas viven por debajo de la línea de pobreza, es decir con menos de 1,90 dólares al día, pero la pobreza multidimensional –que abarca la falta de acceso a los servicios más básicos para tener una vida digna–, afecta a más de 1300 millones, la mitad de ellos menores de 18 años.

El titular de la ONU indicó que, si bien se ha avanzado en la lucha contra esa lacra, existen grandes obstáculos que no sólo dificultan seguir ganando terreno, sino que pueden causar retrocesos. Los conflictos armados, la discriminación y las crecientes desigualdades fueron algunas de las trabas citadas por Guterres.

Otra variable que empuja de golpe a miles de personas a situaciones de pobreza extrema año tras año son los desastres naturales, por lo que el Secretario General llamó a una acción urgente para mitigar el cambio climático y así reducir los siniestros provocados por ese fenómeno.

 

 

También podría gustarte