Global Council for Tolerance and Peace

NO TENER HIJOS PARA CUIDAR EL PLANETA, NUEVA TENDENCIA ENTRE JÓVENES

El calentamiento global está llevando a los jóvenes a no querer traer más seres humanos a la Tierra.

A sus 25 años, Laura Paola Pérez Sánchez ya tiene decidido que no va a tener hijos por muchas razones, pero la principal es por el calentamiento global. Por un lado, cree que el planeta no les va a dar bienestar a las próximas generaciones, pues ya falta agua, los océanos están llenos de plástico, los climas son muy fuertes y, cada vez más, la situación ambiental de la Tierra se complica. Por eso dice: “Nadie me garantiza que esta nueva generación va a tener beneficios en esta Tierra en que va a vivir”.

Tampoco quiere tener hijos para evitar que más seres humanos vengan a contaminar el planeta y generar polución. Sostiene que por más que le dé “una educación muy verde a su hijo”, ese nuevo ser va a contaminar como lo hacemos todos. “Yo puedo montar en bicicleta y no comer carne para contribuir a reducir la capa de CO2, pero aun así contamino”, explica.

Paola no ha estudiado biología ni ninguna carrera relacionada con el medioambiente como para pensar que su decisión pueda ser producto de esto. Su posición obedece más a una mayor consciencia sobre lo que le está pasando al medioambiente en una generación que ha crecido preocupada al respecto.

Paola es psicóloga y estudia su maestría en psicología clínica y de la salud. Cuenta que a los 17 años empezó a viajar y en sus paseos descubrió todo lo bueno y malo que el ser humano puede causar en la Tierra, y entendió que es muy importante protegerla. “Yo soy un poco ecologista y amo esta Tierra”, dice.

De allí su convicción de no traer más niños al mundo. Y está tan segura de su decisión que incluso ha solicitado una cirugía definitiva para no ser madre, pero en su EPS le han respondido que no se la pueden practicar tan joven, que debe esperar hasta los 28 para estudiar su caso. Ella es enfática: “No quiero tener hijos. Es la consciencia que tengo en este momento con la Tierra y la que tendría con ese ser humano que vendría en una nueva generación”.

No está sola

Cuando Paola les explica sus argumentos a otros y menciona el calentamiento global, muchos le responden que esos cambios no van a pasar hasta dentro de mil años, y que una golondrina no hace verano.

Lo que tal vez no saben estas personas es que Paola no es una golondrina solitaria. Muchos jóvenes en el país y en el mundo no quieren tener hijos propios para cuidar la salud del planeta, y algunos de los que quieren ser padres explican que la alternativa es la adopción. Por ejemplo, el diario The New York Times publicó un artículo según el cual así piensan muchos jóvenes en Estados Unidos.

También podría gustarte