Global Council for Tolerance and Peace

MILLONES DE PERSONAS NO SABEN QUE TIENEN HEPATITIS

“Es hora de diagnosticar, tratar y curar”, dice la Organización Mundial de la Salud en el Día Mundial de la Hepatitis 2018, que pide aumentar urgentemente las pruebas de hepatitis y servicios de tratamiento para eliminar la hepatitis viral en el mundo.

La campaña del Día Mundial de la Hepatitis 2018, se celebró el 28 de julio, busca eliminar la hepatitis viral de tipo B y C que afecta a 325 millones de personas en todo el mundo. Si no son tratadas, estas infecciones provocan cáncer de hígado y cirrosis, que en conjunto causaron más de 1,3 millones de muertes solo en 2015.

Uno de los grandes problemas a nivel mundial reside en el hecho de que millones de personas que están infectadas lo desconocen y no reciben tratamiento. Se calcula que un 10% de las personas que tienen algún tipo de hepatitis no lo saben.

“Tenemos una visión clara para la eliminación, y tenemos las herramientas para hacerlo. Pero debemos acelerar los esfuerzos con los que lograr nuestro objetivo de eliminar la hepatitis para 2030”, dijo el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus con ocasión del Día Mundial.

En todo el mundo, menos del 20 por ciento de las personas tenía acceso a servicios de pruebas y tratamiento para las infecciones de hepatitis B y C a finales de 2016.

La hepatitis es una inflamación del hígado comúnmente causada por una infección viral por uno de los cinco virus principales de la hepatitis (tipos A, B, C, D y E).

Puede provocar infecciones agudas y evolucionar hacia una enfermedad hepática crónica, cirrosis, cáncer o incluso la muerte. Las infecciones de hepatitis B y C se transmiten a través de sangre contaminada, así como a través de agujas y jeringas contaminadas usadas entre personas que se inyectan drogas.

Los virus también pueden transmitirse a través de relaciones sexuales sin protección y de una madre infectada a su hijo recién nacido.

Tenemos una visión clara para la eliminación, y tenemos las herramientas para hacerlo. Pero debemos acelerar los esfuerzos con los que lograr nuestro objetivo de eliminar la hepatitis para 2030.

Además, las hepatitis B y C son infecciones crónicas que pueden permanecer asintomáticas durante largos períodos de tiempo, a menudo durante años.

La buena noticia es que las pruebas realizadas tempranamente y el tratamiento previenen las complicaciones de la hepatitis C.

Gracias a los avances en el tratamiento, los nuevos medicamentos pueden curar la hepatitis C en solo tres meses o menos. La guía actualizada de la OMS exige que todos los adultos y niños mayores de 12 años que viven con hepatitis C sean tratados con estos nuevos medicamentos.

También podría gustarte