Global Council for Tolerance and Peace

MÉXICO BUSCA EVITAR UN DESASTRE ECOLÓGICO

México intentará desviar el sargazo en altamar para prevenir su llegada a las costas caribeñas del estado de Quintana Roo, en el sureste del país, anunció hoy su ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano.

Las investigadoras Marta García y Brigitta Ine Van Tussenbroek, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en Puerto Morelos, Quintana Roo, consideran por su parte que el arribo masivo de esta macroalga puede suponer un desastre ecológico.

Van Tussenbroek señaló que la solución es frenarla en sus lugares de origen: “el mar de sargazo original” cerca de las islas Bermudas.

El titular de la Secretaría (ministerio) de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) dijo que “se pretende iniciar una prueba piloto para ver si se puede desviar el sargazo en altamar para que otra corriente se lo pueda llevar”.

En una conferencia de prensa en Ciudad de México, Pacchiano manifestó que este fenómeno es muy difícil de controlar y que lo ideal es contenerlo antes de que llegue a las playas mexicanas, donde el calor y el sol provocan su descomposición.

El ministro mexicano añadió que habrá que ver si la corriente es suficiente para desviarlo “porque el viento también es un factor importante de hacia dónde se va, estamos viendo cuáles son las opciones, desafortunadamente no hay certeza”.

Recordó que en 2015 se dio un arribo atípico de esta macroalga y que en 2018 se está repitiendo. “Es una cantidad muy superior a la que normalmente ha llegado, es un fenómeno natural poco previsible”, dijo.

Según Pacchiano, se tiene información de que actualmente se está generando en el mar una mancha mayor a la observada en 2015 y que no hay certeza de si las corrientes y el viento la llevarán a las costas mexicanas o a otras partes del Caribe.

“Es un fenómeno que no sólo afecta a México, prácticamente todo el Caribe esta pasando por lo mismo”, apuntó.

Pacchiano indicó que el Gobierno mexicano ha buscado tecnologías para retirar el sargazo pero existen pocas opciones y además los barcos que pueden trabajar en el mar resultan costosos.

También podría gustarte