Global Council for Tolerance and Peace

Menos migrantes en el Mediterráneo, más peligros, más muertes…

El número de migrantes y refugiados que llegaron a Europa durante el año 2017 y los tres primeros meses 2018 ha descendido, pero ha crecido el número de peligros que afrontan. En lo que va de año, ha aumentado la proporción de personas que han muerto.

Según un nuevo informe publicado este miércoles por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, más de 3100 personas fallecieron durante 2017 en su intento por llegar a Europa, mientras disminuyó el número de personas que trataron de alcanzar el continente europeo. El documento también recoge testimonios de familias que han tenido que huir de sus países y que muestran el sufrimiento que han padecido durante el camino.

Una de las mayores disminuciones en las llegadas se produjo a partir del mes de julio, cuando decrecieron los arribos vía marítima a Italia, mayoritariamente desde Libia, y ha continuado durante los tres primeros meses de 2018 al descender un 74 % en comparación al año pasado.

Sin embargo, la travesía se ha vuelto mucho más peligrosa. La tasa de mortalidad de los migrantes que emprenden la travesía al país transalpino ha crecido ya que, entre enero y marzo de este año, murió una de cada catorce personas frente a una de cada veintinueve que lo había hecho durante el mismo periodo el año pasado.

“No llores, mamá, el barco de rescate viene de camino”, le decía una niña nigeriana a su madre antes de que ella y su hermana, de ocho y catorce meses, muriesen ahogadas en el Mediterráneo.

También podría gustarte