Global Council for Tolerance and Peace

FUMAR PUEDE CAUSAR LA MUERTE

En la semana que se celebra la lucha contra el tabaco le damos más motivos para abandonar el hábito.

El asunto es simple. No hay un solo beneficio comprobado científicamente que otorgue fumar. La ciencia es clara y reconoce que tanto la nicotina, por su carácter adictivo, como los miles de compuestos químicos que contiene un cigarrillo tradicional son perjudiciales para la salud.

Y a pesar de que no se trata de una noticia ni de algo novedoso, día a día hay millones de personas que adquieren el hábito nocivo y muchas más que no pueden escapar de él. A falta de intervenciones integrales para ellos, vale la pena repasar los últimos hallazgos en materia de salud que conlleva el tabaquismo.

Daña los músculos de las piernas

Fumar con regularidad causa un daño directo en los músculos, especialmente los de las piernas, al reducir el número de vasos sanguíneos y, por lo mismo, restringir los nutrientes y el oxígeno que pueden recibir. Así lo confirmó un estudio publicado la semana pasada, elaborado por la Universidad de California San Diego (UCSD), en EE. UU., en conjunto con la Universidad Federal de Río de Janeiro, en Brasil, y la Universidad Kochi, en Japón.

El riesgo de muerte súbita

Fumar aumenta el riesgo de muerte súbita cardiaca. Asi lo confirmó un metaanálisis publicado en febrero en el European journal of epidemiology por investigadores del Imperial College London. Y si bien ya se sabía que el tabaquismo es un factor de riesgo establecido para las enfermedades cardiovasculares, incluida la enfermedad coronaria y el accidente cerebrovascular, esta investigación, que revisó los resultados de doce estudios prospectivos, concluyó que hay un mayor riesgo de muerte latente para quienes fuman que para los que no lo hacen.
Se analizaron 1.055 muertes súbitas cardiacas y 138.273 participantes y se encontró que los fumadores actuales tienen tres veces más riesgo de sufrir una muerte súbita cardiaca frente a los que no consumen. Incluso los exfumadores tienen 38 por ciento más riesgo de morir por esta causa frente al grupo que no fuma.

También podría gustarte