Global Council for Tolerance and Peace

Explotar los bosques de forma responsable

Las concesiones forestales han existido desde hace décadas, pero sus contrapartidas no siempre han sido positivas. La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura ha presentado unas recomendaciones con el objetivo de hacerlas más transparentes, responsables e inclusivas, todo ello en beneficio de algunas de las comunidades más pobres y aisladas del mundo.

A pesar de generar empleos y mayores ingresos para la población en áreas remotas, las concesiones forestales también presentan consecuencias negativas, dejando en muchos casos una estela de bosques degradados y conflictos sobre la tenencia.

La mayoría de las pérdidas de los bosques se han producido en países en desarrollo de África subsahariana, el Sudeste asiático y América Latina, lo que pone de manifiesto la necesidad de una mejor gestión pública en los trópicos.

Ante esta situación, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura establece que estas licencias puedan usarse como instrumentos políticos para regular la producción de una manera consistente con la conservación del medio, respetando los derechos de las comunidades locales y contribuyendo al desarrollo rural de forma sostenible.

“Si se gestionan bien, las concesiones forestales pueden tener múltiples beneficios socioeconómicos y ambientales y aumentar el valor de los bosques en pie para las generaciones presentes y futuras. Con todo, pueden mejorar las vidas de las comunidades rurales en algunas de las zonas más pobres y aisladas del mundo”, añadió Eva Muller, directora de la División de Política y Recursos Forestales de la FAO.

¿Cómo funcionan las concesiones?

Más del 70 % de los bosques tropicales en los que recolectan productos forestales son de propiedad estatal o pública. La mayoría de se gestionan a través de concesiones que los gobiernos otorgan a entidades privadas o comunidades locales a cambio de una remuneración o provisión de servicios.

Existen diversas razones que pueden conducir a un manejo inadecuado de las concesiones: la carencia de habilidades adecuadas para la gestión, una gobernanza débil, reglas y expectativas demasiado complejas o un enfoque en los beneficios a corto plazo. Todo ello conduce a la sobreexplotación, la distribución inadecuada de beneficios, la vulneración y falta de reconocimiento de los derechos de las poblaciones locales, y a la falta de rentabilidad económica.

También podría gustarte