Global Council for Tolerance and Peace

EL PANORAMA DE LOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS ES ALARMANTE

A 20 años de la adopción de la declaración de la ONU para proteger a los defensores de los derechos humanos, esta se ha convertido en un hito. Sin embargo, a pesar de las obligaciones de los Estados de garantizar el bienestar de estos defensores, su situación se está deteriorando y la ONU debe hacer más, ha advertido un experto independiente.

Los defensores de los derechos humanos están siendo atacados y criminalizados, y enfrentan restricciones legales y administrativas cada vez mayores, aseguró Michael Forst, el relator especial de la ONU sobre la situación de estos activistas.

Forst presentó un informe a la Asamblea General esta semana, en el que destacó la necesidad, a 20 años de la Declaración para la promoción y protección de los defensores de los derechos humanos de detener los esfuerzos crecientes para socavar la labor de promoción de las garantías fundamentales.

“Desde 1988 más de 3500 defensores han sido asesinados, dejando familias devastadas. Los derechos de miles de activistas han sido pisoteados, su dignidad agredida. Son vilipendiados y detenidos injustamente”, dijo el relator especial quien aseguró que estos ataques son, en última instancia, contra 70 años de trabajo para construir un sistema global sin precedentes que proteja los derechos de todas las personas.

En una entrevista con Noticias ONU, Forst reveló que con motivo del 20 aniversario de la declaración de los defensores, decidió lanzar una encuesta en 140 países, preguntándoles qué es lo que más le preocupa de su situación.

“Todos me dijeron que lo más preocupante era la narrativa en su contra. Son llamados terroristas, enemigos del Estado, promotores de valores occidentales, son acusados de ser traficantes, y de estar en contra del desarrollo. Estas campañas de difamación tienen un impacto sobre cómo son vistos por la población, mientras ellos solamente intentan proteger los derechos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, expresó.

Por ejemplo, dijo, en América Latina los defensores de los derechos de la comunidad LGTBI o de los sexuales y reproductivos como el aborto, son acusados de introducir valores occidentales que no representan la actitud moral de ciertos países.

 

“Este es un fenómeno que me preocupa mucho con el creciente número de países en los que vemos líderes populistas como Hungría, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Australia e Italia, y, también incluso en países democráticos, como Francia y España, donde los defensores están siendo citados ante las autoridades judiciales”, aseguró Forst

También podría gustarte