Global Council for Tolerance and Peace

El hambre en el mundo se agrava

El hambre en el mundo se agrava, a causa de los conflictos y de los desastres naturales, sobre todo las sequías. Y según la Organización Meteorológica Mundial los fenómenos climáticos extremos continuarán cobrándose vidas.

En 2017, 124 millones de personas en 51 países estuvieron en peligro inminente de morir de hambre. Son once millones más que un año antes, según el informe internacional sobre crisis alimentarias.

Las guerras y los conflictos están detrás de este aumento, como explica el director de la división de emergencias de la FAO. “No conseguiremos el hambre cero hasta que lo abordemos en los contextos frágiles y en situaciones de conflicto enquistadas. Setenta y cuatro de los 124 millones de personas viven en dieciocho países donde los conflictos están teniendo un efecto devastador en la vida de la gente y en su sustento”.

Las peores crisis alimentarias de 2017 ocurrieron en el noreste de Nigeria, Somalia, Yemen y Sudán del Sur. La hambruna que se declaró en febrero en este último país se pudo contener con la ayuda de emergencia, pero continúa en una situación muy delicada.

Los desastres naturales, en especial la sequía, causaron graves problemas de alimentación a 39 millones de personas.

También podría gustarte