Global Council for Tolerance and Peace

A LOS HUESOS HAY QUE CUIDARLOS DESDE LA NIÑEZ

Los problemas óseos suelen asociarse con vejez, pero la mitad de los niños se fracturan.

Es una escena común: en una reunión familiar no falta un yeso de un sobrino que sufrió una fractura en el brazo. Salvo situaciones anecdóticas, la verdad es que la salud de los huesos no llama mucho la atención cuando se trata de niños. Para empezar, la osteoporosis, o pérdida de masa ósea, es una enfermedad que se ha asociado con personas mayores y mujeres en edad menopáusica. Sin embargo, ya es hora de entender que la salud de los huesos de los adultos depende en gran parte de los cuidados que se tienen desde la infancia, periodo de prevenir.

La semana pasada, la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (Acomm) realizó un curso de salud ósea en pediatría y entre las conclusiones que presentó una cifra llamó la atención: antes de los 18 años, la mitad de los niños y el 40 por ciento de las niñas se han fracturado.

No es para sorprender, porque según una investigación de la Sociedad Internacional de Densitometría, estas lesiones son patrimonio normal de los menores, sin tener en cuenta que hay factores como genética, alimentación y hábitos que influyen en la calidad ósea.

La verdad es que la cifra parece exagerada; no obstante, el endocrinólogo pediatra Vladimir González, experto en el tema y miembro de Acomm, explica que el total de fracturas reportadas responden a golpes y caídas fortuitas y, en otros casos, a maltrato y a un componente genético que hace que los niños puedan tener fragilidad en los huesos. Ese último factor influye hasta en un 70 por ciento en el desarrollo de osteoporosis en el adulto.

La endocrinóloga Adriana Medina, expresidenta de Acomm, afirma que “la salud ósea en los niños se puede ver afectada por causas genéticas que se reflejan en fracturas frecuentes, deformidades óseas o baja talla, así como los raquitismos, problemas carenciales de vitaminas y nutrientes, que es importante detectar porque muchos tienen tratamiento. Es el caso de la osteogénesis imperfecta y los raquitismos”.

González agrega que siempre que se presente una fractura en los menores de 18 meses es imperativo descartar maltrato infantil. “Todos los médicos deben tener presente esta situación para reportarla”, sostiene.

También podría gustarte