Global Council for Tolerance and Peace

Más personas activas para un mundo más sano
La inactividad física es un reto sanitario y supone un importante coste económico. La Organización Mundial de la Salud señala que resulta necesario redoblar esfuerzos para reducir el sedentarismo y presenta para ello Plan de acción mundial sobre actividad física.

En el mundo, uno de cada tres adultos y tres de cada cuatro adolescentes no alcanzan los niveles de actividad física recomendados y, a medida que los países se desarrollan económicamente, la inactividad aumenta por los avances en transporte y tecnología. De hecho, el nivel de inactividad alcanza el 70 % en algunas naciones.

Por este motivo, la Organización Mundial de la Salud ha presentado esta semana el nuevo “Plan de acción mundial de la OMS sobre actividad física 2018-2030: Más personas activas para un mundo más sano”.

“Mantenerse activo es crucial para la salud. Sin embargo, en nuestro mundo moderno este es un reto cada vez mayor”, señaló el director general de la Organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Necesitamos dirigentes en todos los niveles que ayuden a las personas a dar un paso hacia la salud. Ello es posible sobre todo en las ciudades, donde se manifiesta principalmente la responsabilidad de crear espacios más saludables”.

Realizar periódicamente una actividad física es fundamental para prevenir y tratar enfermedades no transmisibles, que provocan el 71 % de todas las muertes anuales en el mundo, entre ellas la de 15 millones de personas con edades entre los 30 y los 70 años.

La actividad física no es solo una cuestión de salud, sino también económica. Se estima que su ausencia produce unos gastos de cerca de 54.000 millones de dólares anuales, así como 14.000 millones por pérdida de productividad.

Además, se estima que las sociedades más activas generan otros beneficios como la reducción del uso de combustibles fósiles, un aire más limpio y unas carreteras más seguras.

También podría gustarte